miércoles, 17 de abril de 2013

Asesinos en serie: -"El vampiro de la ventana"





Historia

    Florencio Roque Fernández (1935, Monteros, provincia de Tucumán, Argentina) fue un asesino en serie conocido como “el vampiro de la ventana” o “el vampiro argentino”. Tenía serios problemas mentales que le ocasionaban alucinaciones que lo hacían creer que era un vampiro. Además tenía una seria atracción sexual por la sangre, algo que explicaba el por qué de su apodo  de vampiro. Después de ser abandonado por su familia vivió mucho tiempo en las calles y por último ya estando cerca su arresto se encontraba viviendo  en una cueva cercana a su comunidad, puesto que sufría fotofobia.

Modus operandi

    Este engendro humano estudiaba a sus víctimas por días, hasta que las atacaba. Elegía las calurosas noches de verano, puesto que las personas dejaban sus ventanas abiertas por el calor, aquí es cuando entraba en escena este asesino. Copiaba a la perfección los métodos de un vampiro real. Golpeaba a las mujeres que atacaba, hasta dejarlas en un estado deplorable, luego comenzaba a succionar su sangre mordiéndoles el cuello llegando así en ocasiones a diseccionarle la tráquea y la carótida.  Luego de terminar con su acto sexual, experimentaba un orgasmo al beber la sangre de sus víctimas y las dejaba desangrándose para marcharse antes de ser atrapado.


Detención y muerte

   Roque fue detenido el 14 de febrero de 1960 a los 25 años de edad. Fernández no opuso resistencia al arresto, hasta que se lo sacó de la cueva donde vivía y su piel sintió los rayos del sol, aquí comenzó la lucha. Lo declararon inimputable y lo recluyeron a una institución psiquiátrica, donde murió por causas naturales años póstumos.

Curiosidades

    Este asesino sufría de fotofobia, una rara enfermedad que causa una anormal intolerancia a la luz normal, que es muy frecuente en personas albinas.
Roque al momento de su detención se encontraba viviendo en una cueva aledaña a la comunidad donde atacaba, como si fuese un vampiro real. Dado que sufría fotofobia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario